Apostémosle al Amor


Por Mónica Ortega Quiroz



Tanto padres de familia como docentes y la sociedad en general, quedamos impactados ante la terrible desgracia que pasó en el Colegio Americano del Suroeste, en la ciudad de Monterrey, un hecho como este jamás había sucedido y pone a nuestras escuelas en una posibilidad que jamás hubiéramos pensado ver en nuestro país.

La violencia, la falta de límites y poco respeto por la vida, son el reflejo de una difícil situación por la que atraviesa nuestro país, una situación que no sólo es resultado de un problema económico o político, sino de una falta de educación y desarrollo humano de todos los ciudadanos.

Solemos preguntarnos ¿quién tiene la culpa? ¿Son los profesores? ¿Son los padres? ¿Son las instituciones educativas? Lo cierto es que somos todos, somos todos los adultos quienes modelamos a los niños cómo debemos ser, quienes marcamos los patrones morales y los valores por los que se han de conducir.

Además de ser docente soy psicoterapeuta, recientemente una paciente de 10 años me hablaba de lo mucho que anhelaba conocer a su papá, ya que su mamá es madre soltera, ¿el motivo más importante para conocerlo? Para que juegue con ella y la cuide cuando su mamá trabaja. Sabe que es feliz con su mamá, sabe que está bien solo con ella, no le hace falta nada. Comprende que su mamá trabaja mucho y se esfuerza por darle una vida mejor. Pero esta niña lo que más anhela no es conocer a un papá que ha estado siempre ausente, sino pasar tiempo jugando con su mamá.

¿Cuántos de nosotros como docentes o cómo padres nos preocupamos por simplemente pasar el rato con nuestros niños? Estamos tan preocupados por el dinero, por el bien vestir y la alimentación, por las calificaciones, por alcanzar los estándares, por cumplir los objetivos, por ser los mejores, por que todo sea rápido; qué hemos olvidado apreciar lo más importante: la sonrisa de un niño, el beso de un hijo, la mirada de admiración de un alumno, la convivencia… una conversación.

El mundo de hoy nos obliga a buscar la excelencia aunque la vida misma nos confronta con nuestros límites. La tecnología y el modelo consumista van en nuestra contra.

Pero es momento de detenernos, de apostarle a que nuestros niños además de conocer las reglas, las obedezcan, establezcan rutinas, se vuelvan competitivos, globales, multidisciplinarios, puedan conocer también nuestra capacidad de simplemente escuchar, ver y jugar.  


Tal vez es momento ya, que además de apostarle al ritmo de vida del mundo vertiginoso de hoy, tengamos tiempo de apostarle al amor. 


¿Apostamos juntos?


Contáctanos:
Circulo de Estudios de Psicoterapia y Análisis Existencial
Antigua carretera Mex-Pach 236 int 1 Col. Ampliación Santa Julia, CP 42080 Pachuca, Hidalgo.
Tel 01 (771)718-5266        
Correo electrónico: celaepachuca@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Desarrollo Humano, psicología y crecimiento personal: talleres Celae Pachuca enero 2018

Licenciatura Desarrollo Humano Pachuca (Psicología del siglo XXI) : SEPTIEMBRE 2017

Psicología en Pachuca: ¿Porqué es mejor estudiar Desarrollo Humano?